BLOCKCHAIN

Energía

La transferencia y distribución de energía descentralizada son posibles a través de micro-transacciones de datos enviados a través de blockchain, validados y re-dispersados ​​a la red mientras se asegura el pago al remitente. Complementado con energías renovables y modelos de energía colaborativa, este sector puede mejorar sustancialmente, ya que cada individuo puede generar o consumir energía en pequeñas cantidades, bajo un control mayor que re-organiza las generaciones y los consumos de forma eficiente.


Gestión de identidades

La tecnología blockchain permite a los usuarios crear su propia identidad digital a prueba de manipulación. Según los expertos, esta especie de ID basado en blockchain reemplazará pronto a los nombres de usuario y contraseñas en línea.

Podremos utilizar nuestra identidad blockchain para acceder a aplicaciones y sitios web, firmar documentos digitales, etc.

Existe también una iniciativa denominada “Blockchain Emergency ID”, de Bitnation, que básicamente proporciona un ID digital de emergencia a los inmigrantes y refugiados cuyos pasaportes han sido confiscados o extraviados en su camino.

Para ello, crea una red de confianza en la que los miembros de cada familia verifican las identidades de los demás miembros.


Votar por Internet

La blockchain resuelve uno de los grandes problemas de los sistemas de votación por Internet: el anonimato del voto.

Por su propia estructura y funcionamiento, la blockchain puede garantizar que una persona no pueda votar más de una vez en una misma elección, al tiempo que garantiza la privacidad de su voto.

Además, al no haber ninguna autoridad central que gestione la votación no es posible manipularla.

El voto electrónico mejoraría la rapidez y abarataría considerablemente el coste de unas elecciones y referendums, lo que permitiría hacer referendums con más frecuencia y mejorar así la democracia.

Este tipo de sistemas se podrá utilizar también para cualquier tipo de votación, por ejemplo, una consulta interna en una compañía.

La primera votación con tecnología blockchain la llevó a cabo el partido político danés Liberal Alliance en la primavera de 2014, para una elección interna.